¡Se prohíben humanos!

¡Se prohíben humanos!

Escrito por: Abner Mendoza

Editado por: Abner Mendoza

A causa de la cuarentena, literalmente todo el mundo, nos vimos obligados a resguardarnos en casa para evitar la propagación de COVID-19. Fue complicado al principio, ya que las actividades de rutina y los planes seguían en pie. Sin embargo, fueron interrumpidos sin aviso alguno, obligándonos a adaptarnos a nuevas formas de trabajo y posponiendo con incertidumbre todo aquello que teníamos agendado. Pero hubo alguien que recuperó su casa, que respiró como no lo había hecho en muchos años y se vio beneficiada con esta pandemia: la madre naturaleza.

Al inicio de la cuarentena, el paisaje en muchos países era desolador. Todo estaba en calma y las calles lucían desiertas. No había personas en las plazas, ni en los centros comerciales y en las playas no se veía ni un solo turista, pero la naturaleza estiró los brazos de nuevo y empezó a recuperar su terreno y lo que para nosotros fue un espectáculo sorprendente, para la increíble fauna de nuestro mundo fue sentirse libre otra vez.

Cientos de animales han sido vistos alrededor del mundo como en la bahía de Puerto Márquez, en Acapulco, fueron grabados un grupo de delfines que nadaban en aguas bañadas de luz azul fluorescente, dando un espectáculo sinigual. En un barrio de Medellín, se pudo observar una manada de monos Tití gris, caminando a través de los cables de luz. A la segunda noche de toque de queda en Santiago de Chile un puma recorrió las calles adueñándose de ellas. En Sudáfrica un grupo de simpáticos pingüinos salieron a dar un paseo por las calles y en este mismo país, un guarda parques logró observar como una familia de leones tomaba un descanso a orillas de la carretera. Este es un espectáculo que no siempre logra ser visto por turistas, sin embargo, a falta de estos fue que la manada decidió acercarse a la carretera.

Estos son sólo algunos avistamientos de los muchos que se han suscitado alrededor del mundo, ya sea por agua, por aire o en la tierra, los animales volvieron a retomar su hogar y ahora se sienten libres de andar por doquier y nosotros nos maravillamos de ver como lo hacen. Es momento de hacer conciencia en nosotros, de detenernos a pensar en nuestros hábitos y comprender que el mundo no es sólo nuestro, sino que hay un sinfín de seres vivos allá afuera que comparten su espacio con nosotros y que este mundo no nos pertenece.

Tags 
.template-index main.wrapper { max-width:100%; padding:0; } .template-index main.wrapper>* { max-width: 1060px; margin-left: auto; margin-right: auto; padding-left:30px; padding-right:30px; } #shopify-section-slideshow { max-width: 100%; width: 100%; padding:0; } .flexslider .slides img { width:100%; }